Esta renovación del convenio de valoración y seguimiento de los afectados por amianto se produce con la finalidad de actualizar el acuerdo suscrito en octubre de 2013. El Instituto de Salud Pública y Seguridad Laboral de Navarra cree oportuno renovar el convenio para el mantenimiento del marco general de colaboración fijado entre ambas administraciones.

Con este convenio se pretende lograr, señala el ejecutivo foral, una adecuada coordinación e intercambio de información, el seguimiento y valoración de la afectación funcional y etiológica de aquellas personas que han estado expuestas a fibras de amianto en el desarrollo de su actividad laboral. El fin último es mejorar su situación y la de sus familias.

El nuevo convenio incorpora un protocolo común para los afectados por amianto que incluye el reconocimiento del origen profesional de la patología cuando sea preciso, así como la valoración de los daños en los trabajadores afectados con objeto de determinar de una forma rápida y consensuada el grado de incapacidad correspondiente.

Estas actuaciones, concluye el ejecutivo navarro, están incluidas en el III Plan Navarro de Salud Laboral 2017-2020 que incluye un apartado dirigido a potenciar el Programa Integral de Vigilancia de la Salud de los trabajadores afectados por el amianto.