Oregón registra una muerte asociada al vapeo.

Oregón ha registrado la segunda muerte asociada al vapeo en los Estados Unidos. Un varón falleció el pasado mes de julio con síntomas similares a los de 200 personas con enfermedades respiratorias. En este país, los principales afectados por patologías neumológicas son adultos jóvenes o adolescentes.

Según informan desde la División de Salud Pública de OHA, se desconocen las causas exactas de esta muerte asociada al vapeo. Estas podrían ser los contaminantes o los propios ingredientes del líquido de los cigarrillos electrónicos, tal y como apuntó Ann Thomas, doctora de esta división.

Desde la agencia EFE afirman que la muerte se produjo 2 semanas después de la de un paciente con enfermedad respiratoria que también vapeaba. Al parecer, el último fallecido había añadido cannabis a su dispositivo de vapeo. Sin embargo, los CDC estadounidenses (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) no han establecido causa exacta de esta muerte asociada al vapeo.

Una práctica de riesgo 

En muchos casos de pacientes con problemas neumológicos, se detectó consumo de un fundamental psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol. Ileana Arias, subdirectora en funciones para enfermedades no infecciosas de los CDC, comentó que se desconocía la causa concreta de la muerte. Lo que sí pudo afirmar fue que todo apuntaba a que no era debido a una enfermedad infecciosa.

Hemos detectado 193 casos potenciales, no todos confirmados, de enfermedad pulmonar grave, asociada al uso de cigarrillos electrónicos en 22 estados. Además, se ha informado de una muerte en Illinoi. Ileana Arias.

Los pacientes tenían problemas respiratorios, dolor pectoral o apnea antes del ingreso hospitalario. En alguna ocasión, presentaron síntomas gastrointestinales, como diarreas o vómitos, y reconocieron haber consumido tetrahidrocannabinol.

Desde un tiempo antes de informar sobre la muerte asociada al vapeo, la OHA ya temía los perjuicios de esta práctica. Un informe explicaba los riesgos de los productos causantes de cáncer o aumento de la presión arterial. Entre ellos, la adicción a la nicotina o la exposición a químicos tóxicos.