Este dispositivo, formado por un generador y unos cables pequeños que se ponen en la parte superior del tórax bajo la piel, es muy parecido a un marcapasos. Su funcionamiento consiste en enviar pequeñas señales eléctricas al nervio frénico de manera que el diafragma se mueve y se restablece la respiración natural.

Según el doctor Castellanos la intervención suele durar 2 horas y se hace con anestesia local. Por lo general, solo se requiere un día de ingreso hospitalario, pese a que esto depende de la salud del paciente. Castellanos quiso dejar claro que es importante que el equipo tenga experiencia en implantar dispositivos de resincronización cardiaca.

“Este dispositivo supone una nueva y única forma de restablecer los patrones respiratorios normales en los pacientes con ACS. Está diseñado para que, una vez activado, requiera una mínima atención por parte del paciente, ya funciona automáticamente según la necesidad”. Eduardo Castellanos.

Para mejorar la ACS, se utilizaban, hasta ahora, tratamientos que no tenían beneficios en la enfermedad pese a que la mejoraban. No se ha demostrado que los medicamentos indicados para la apnea sean eficaces con el paso del tiempo, menos en pacientes con insuficiencia cardiaca.

Aunque las terapias de presión positiva en las vías respiratorias o el suministro de oxígeno por la noche son beneficiosas en algunos pacientes con problemas cardiacos, es imposible asegurar que lo sean en todos los que padezcan ACS. Este trastorno hace que la respiración del paciente se pare 10 segundos, más o menos, y vuelva a iniciarse durante el sueño, lo que ocasiona una interrupción del oxígeno al cerebro y resto del cuerpo.