Es la conclusión a la que ha llegado un equipo del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo mediante un estudio retrospectivo en 73 pacientes -41 hombres y 32 mujeres con una edad media de 39,4 años- que acudieron a consulta del ORL por sintomatología en cabeza y cuello y que fueron diagnosticados de tuberculosis, entre diciembre del año 2007 y diciembre del año 2013.

De todos los sujetos de investigación el 72,6% resultaron ser diagnosticados de linfadenopatía cervical, el 15% de tuberculosis laríngea y un 4,1% de tuberculosis hipofaríngea. De este total, 14 pacientes eran VIH positivos y 10 tenían antecedentes de contacto con familiares que habían sufrido tuberculosis pulmonar; además, en 51 de los 73 casos se realizó una PCR de confirmación, que resultó positiva en 47 pacientes.

“En el 80% de los casos de infección por Mycobacterium tuberculosis existe afectación pulmonar, sin embargo, hasta en un 20% de casos puede haber compromiso extrapulmonar”, recuerda Carlos Miguel Chiesa Estomba, autor principal del estudio que publica el Acta Otorrinolaringológica Española. “En el área otorrinolaringológica la localización más frecuente es la linfadenitis cervical, que afecta aproximadamente al 95% de los casos”, añade el experto.

“Al analizar nuestros resultados, la incidencia de tuberculosis según su localización en el área ORL es similar a la reportada en la literatura”, concluye Estomba, quien considera importante “hacer mención especial del uso de la PCR en nuestro estudio y las ventajas que su aplicación significa para el diagnóstico”.