Un trabajador expuesto a amianto al que se le había reconocido una incapacidad permanente le ha sido revocada tras admitirse el recurso presentado por la mutua del trabajador. Según informa la agencia EFE, un juzgado de lo social de San Sebastián ha revocado la incapacidad permanente absoluta que el INNS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) había concedido a un trabajador expuesto a amianto que había desarrollado un carcinoma pulmonar.

Al admitirse el recurso presentado por la mutua contra el trabajador expuesto a amianto, queda revocada la concesión de baja profesional y la citada incapacidad que el INSS había reconocido en 2016. El trabajador era empleado de Plásticos Tolosa desde 1970, donde trabajó durante 46 años en tareas de reparación y montaje en comisión de servicio de varias industrias.

Tal y como ha detallado la Asviamie (Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi) la actividad del trabajador expuesto a amianto consistía en cortar tuberías forradas de este material o planchas de fibrocemento, para sustituirlas por otras de poliéster e impermeabilizar superficies y recubrir los tejados de las naves industriales, para evitar goteras.

Esta asociación asegura que el trabajador realizaba estas tareas sin ningún tipo de medida preventiva, dado que desconocía los riesgos. La revocación de la incapacidad del trabajador expuesto a amianto se produjo después de que su mutua recurriera ante el Juzgado de lo Social número 4 de San Sebastián. La mutua solicitó que el periodo de baja del trabajador fuera considerado como derivado de una enfermedad común.

La mutua alegó que en las instalaciones de la empresa no se manipulaba amianto y el juzgado concluyó que las lesiones que presentaba el empleado eran derivadas de una enfermedad común, derivada a su vez del hábito de fumar del trabajador.  La asociación ha anunciado que recurrirá esta decisión.