Este último caso, explica EFE, se ha detectado al realizar un estudio de contactos en Vizcaya sobre un caso comunitario de tuberculosis, y ya se está tratando siguiendo el protocolo de actuación establecido por las autoridades sanitarias. Según reconocen desde Osakidetza, esta mejora en la vigilancia no está suponiendo un aumento real en las tasas de tuberculosis en el País Vasco en 2017, puesto que las cifras siguen “en progresión descendente”.

Tras detectarse este segundo caso de tuberculosis en Cruces, el hospital tiene previsto citar a los profesionales sanitarios y pacientes para tomar parte de las pruebas recogidas en el protocolo de actuación. Según señala EFE, el servicio de prevención ha convocado al Comité de Seguridad y Salud del Hospital de Cruces para facilitar toda la información necesaria para los trabajadores del centro.

Osakidetza ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la población y ha recordado que el bacilo de la tuberculosis es muy sensible a las condiciones externas, por lo que no es necesaria ninguna actuación sobre las instalaciones del centro y el hospital puede seguir su actividad con absoluta normalidad.