En la investigación, llevada a cabo por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), se demuestra que los síntomas varían a lo largo del día, y los españoles tienen menos que los nacidos en otros países europeos debido a la mejor calidad de vida y del sueño.

Un 84% de la población europea presentó uno o más síntomas por la mañana, frente al 71% de los españoles en la misma situación. Hasta ahora se creía que la sintomatología de la EPOC no variaba durante el día, a diferencia de lo que sucede con el asma.

"Los síntomas matutinos, especialmente la tos y la expectoración, son los que aparecen más recurrentemente. Estos se encuentran asociados a una mayor frecuencia de exacerbaciones y hospitalizaciones", explicó Juan José Soler, investigador principal del estudio.

El estudio concluye en que un 53% de los pacientes con tratamiento estable tienen síntomas siempre (mañana, tarde y noche); el 68% padece síntomas 2 veces al día, por lo menos, y el 81% en, al menos, un momento del día. Pese a que los síntomas matutinos son más habituales, un 59% también tiene síntomas nocturnos.

Soler resaltó que los pacientes con síntomas durante todo el día tienen peor calidad de vida relacionada con la salud, peor sueño y unos niveles más altos de ansiedad o depresión. Para él, los resultados obtenidos son de gran valor para perfeccionar el abordaje de la EPOC, y atender cómo varía la sintomatología es importante para los especialistas.