El análisis se llevó a cabo con 819 pacientes con bronquiectasias que no fueran por fibrosis quística y hubieran sido diagnosticadas por tomografía computarizada de alta resolución. De este total, se seleccionaron aleatoriamente a 397 para llevar a cabo un sistema de puntuación. Con el resto (422), se hizo la validación, y el criterio de valoración fue la mortalidad a los 5 años después del diagnóstico por cualquier causa.

El sistema de puntuación final (FACED) añadió 5 variables al estudio. La primera de ellas fue el porcentaje de espiración forzada a un segundo, la edad, la extensión radiológica, la disnea y la presencia de Pseudomonas aeruginosa. El sistema de clasificación demostró ser capaz de clasificar la gravedad de las bronquiectasias en función de su pronóstico.

Durante los últimos años, las bronquiectasias se han convertido en un problema de salud importante por un aumento significativo en el número de diagnósticos, por el crecimiento de la tasa de mortalidad y los ingresos hospitalarios, por los altos costes de salud, por su impacto negativo en la calidad de vida del paciente, por la pérdida anual de, aproximadamente, 50 ml de volumen espiratorio forzado (FEV 1) y por las enfermedades que pueden derivarse de ellas.