El estudio ha evaluado de manera aleatoria la eficacia y la seguridad de las VEB en pacientes con enfisema homogéneo en ausencia de ventilación colateral, los cuales fueron tratados con VEB más cuidado estándar (CE) o CE solo. El criterio de valoración principal fue el porcentaje de cambio en FEV1 a los 3 meses. Otros parámetros evaluados fueron puntuación en el St. George’s Respiratory Questionnaire (SGRQ), como distancia caminada en 6 minutos y reducción del volumen lobular. 

Un total de 93 pacientes fueron aleatorizados a VEB. En la población analizada experimentó una mejora a los 3 meses: 13,7 ± 28,2 % en el grupo VEB y -3,2 ± 13,0 % en el grupo CE (p =0,0002). Otras variables también mejoraron significativamente a los 3 meses. En el grupo de VEB, el 97,2% logró una reducción del volumen lobular (p<0,0001). 11 pacientes (25,6 %) intervenidos experimentaron neumotórax y 5 requirieron la retirada o recolocación de una o más válvulas. 

En definitiva, el tratamiento con válvulas endobronquiales en pacientes con enfisema homogéneo sin ventilación colateral resultó en un beneficio clínico importante en términos de función pulmonar, tolerancia al ejercicio y calidad de vida. “El enfisema homogéneo puede ser prevenible y tratable con algunos efectos extrapulmonares significativos que pueden contribuir a su severidad en algunos pacientes, como demuestra el estudio”, indican los autores.