Natalia Pérez de la Ossa, neuróloga del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) ha explicado en una entrevista al canal 3/24 de la televisión autonómica, que esta iniciativa permitirá al neurólogo diagnosticar a distancia la gravedad del paciente, determinar el mejor tratamiento inmediato y decidir a qué hospital se traslada al paciente.

Según ha reconocido esta especialista, en la actualidad aún existe un gran desconocimiento entre la población en relación a los síntomas de un ictus. Por este motivo la neuróloga ha apelado a la función de los medios de comunicación, escuelas e institutos para que difundan cómo reconocer los síntomas, ya que se trata de una patología en la que es fundamental el tiempo que transcurre antes de tratarla.

La Fundación Ictus apunta que cada año en Cataluña unas 13.000 personas sufren un ictus, 1.300 de las cuales son menores. “Cada 2 segundos alguien padece un ictus en el mundo, siendo la segunda causa de muerte”, asegura esta misma fuente; y el 45% de las personas que padecen esta afectación terminan con una discapacidad.