Actualizan el Código Ictus del Hospital La Mancha Centro.

El Código Ictus del Hospital La Mancha Centro en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) se ha actualizado en un curso multidisciplinar. Según señala EFE, a este curso han asistido más de un centenar de profesionales sanitarios de los servicios de urgencias, neurología y radiología. El objetivo de este curso es perfeccionar cada uno de los pasos de este proceso. Tal y como explica el centro, el Código Ictus es un procedimiento asistencial en red y coordinado.

El curso sobre el Código Ictus del Hospital La Mancha Centro ha servido para perfeccionar cada uno de los pasos de este protocolo. El Código Ictus permite la identificación, notificación y traslado de los pacientes con ictus agudo de una forma rápida. Este protocolo asiste a los pacientes que no se encuentran en un hospital y los traslada a los centros hospitalarios de referencia. Estos centros están preparados para realizar los tratamientos de trombólisis o trombectomía, explica EFE.

El Código Ictus garantiza a los ciudadanos el acceso a las terapias de reperfusión cerebral, indica EFE. El neurólogo Pablo del Saz ha explicado que el curso pretende perfeccionar cada uno de los pasos de este proceso. Según este especialista, el tiempo que se tarda en iniciar el tratamiento trombolítico debe ser el menor posible. “Cuanto más se acelere este proceso, menores serán las secuelas del paciente en caso de que el tratamiento resulte efectivo”, añade.

Intervención diagnóstica inmediata

Desde 2009, el Hospital La Mancha Centro es uno de los hospitales regionales con capacidad para atender a los pacientes con un ictus hiperagudo. Desde entonces, ha desarrollado un número creciente de tratamientos trombolíticos intravenosos. El ictus es la primera causa de secuelas neurológicas permanentes para ambos sexos.

Según recoge EFE, tras un año de haber sufrido el ictus, menos del 50% de los pacientes son independientes. Tal y como destaca el Hospital La Mancha Centro, uno de cada 5 ictus ocurre en personas en edad laboral. Según del Saz, “el ictus es una urgencia neurológica que precisa una intervención diagnóstica y terapéutica inmediata”.

El tiempo de respuesta es esencial en el abordaje del ictus, recuerda este centro. Si un paciente accede precozmente a los servicios de urgencias y es trasladado de forma inmediata se minimizan las secuelas. En casos particulares, la trombectomía mecánica permite extraer el trombo antes de que deje una lesión permanente.