Erenumab actúa bloqueando el receptor del péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP) que, aparentemente, desempeña un papel fundamental como mediador del dolor incapacitante de la migraña. Administrado una vez al mes, por vía subcutánea, la droga consigue reducir significativamente los días con síntomas, según varios estudios en fases II y III llevados a cabo en 2016. Además, el perfil de seguridad del anticuerpo resultó ser comparable al placebo.

Según recogen ambas farmacéuticas en un comunicado, Amgen dispondrá de los derechos de comercialización exclusiva del AMG 334 en Japón, Novartis lo distribuirá en Canadá y, según un reciente acuerdo, ambas lo comercializarán de forma conjunta en Estados Unidos. Se trata de una ampliación de la colaboración global que las empresas firmaron en 2015 por el desarrollo de tratamiento pioneros contra el alzhéimer y la migraña.

“Queremos combinar nuestras capacidades y beneficiarnos de nuestra sólida experiencia en neurociencia para llevar erenumab a más pacientes necesitados de tratamiento lo antes posible”, ha declarado director ejecutivo de Novartis, Paul Hudson, quien reitera la “necesidad urgente de tratamientos preventivos eficaces y bien tolerados que impacten positivamente en las vidas de los pacientes con una enfermedad neurológica discapacitante asociada a una carga personal, económica y social significativa”.