Contar a los nietos que los abuelos tienen alzhéimer puede resultar complicado ya que los pequeños pueden sentirse confundidos, o incluso, asustados. Según destaca la Fundación Pasqual Maragall en una nota de prensa, con motivo del Día de los Abuelos que se celebra este jueves, es importante saber explicarles qué es la enfermedad y qué es lo que le ocurre a sus abuelos u otros seres queridos.

Los niños o adolescentes pueden mostrarse frustrados ante nuevas conductas o sentirse inseguros sobre cómo comportarse con sus abuelos si alguno de ellos tiene alzhéimer, señala la fundación. Por este motivo, esta organización cuenta con el blog Háblame de alzhéimer, donde ofrece pautas orientativas y recomendaciones para abordar con los niños y adolescentes la enfermedad de un ser querido.

Según explica la Fundación Pasqual Maragall, por lo general, tanto los niños como los adolescentes son muy observadores y se dan cuenta de lo que los rodea, pero también suelen ser muy flexibles y adaptables. Por ello, esta fundación recomienda ofrecer respuesta a sus preguntas y no dar por supuesto que no necesitan saber qué les sucede a sus abuelos o que es mejor mantenerlos completamente al margen.

Uno de los factores que se debe tener en cuenta a la hora de hablar a los niños sobre el alzhéimer que sufren los abuelos es la edad del menor. Partiendo de los 4 años, indica la fundación, puede hacerse una división orientativa por edades con pautas para tratar el tema, aunque siempre dependerá del grado de maduración del niño.

¿Cómo hablar de la enfermedad?

La Fundación Pasqual Maragall ofrece una serie de consejos para hablar del alzhéimer con los niños. Pese a que no existe una fórmula única ni válida para todas las circunstancias, recomienda tener presente:

  1. Dar la información de forma clara. Es importante que entiendan que la conducta de los abuelos es consecuencia de una enfermedad.
  2. Adaptar la información a la edad del interlocutor.
  3. Buscar el momento más adecuado para explicarle la enfermedad.
  4. Permitir que afloren sus sentimientos.
  5. Pensar en actividades que propicien el acercamiento entre el niño y el enfermo de alzhéimer.