Según informa el centro, en 2013 y 2014 un equipo liderado por Chun-Li Zhang creó células nerviosas nuevas en el cerebro y la médula espinal de ratones. Para lograrlo, introdujeron factores de transcripción que promovían la transición de células gliales a otras más primitivas, similares a las células madre.

Estas maduraban y se convertían en células nerviosas adultas. El problema es que el número conseguido era bajo. Para incrementarlo, intentaron silenciar la parte de la proteína p53-p21 que obstaculizaba la reprogramación de las células gliales. Después, buscaron factores que aumentaran la producción. En ese proceso, identificaron 2 factores de crecimiento, BDNF y Noggin.

“Nuestra capacidad para producir con éxito una gran población de nuevas neuronas longevas y de subtipos diversos en la médula espinal adulta proporciona una base celular para una terapia de regeneración para lesiones de médula espinal”, apunta Zhang, aclarando que la investigación está todavía en fase experimental temprana.