Tras realizar un cuestionario a 115 atletas de escuelas secundarias, 15 entrenadores y 132 padres de estos alumnos, la Mayo Clinic ha concluido que solo uno de cada 3 individuos asocia el traumatismo craneoencefálico (TCE) deportivo a una lesión cerebral. Sin embargo; la mayoría de los encuestados (55% mujeres) eran capaces de identificar correctamente los síntomas tras la conmoción.

Edward Laskowski, director del estudio y codirector de Mayo Clinic Sports Medicine, en Rochester, observó que, de los 3 grupos, los entrenadores eran los que exhibían un mayor conocimiento sobre la manera en que puede producir se una conmoción cerebral, el momento adecuado de retirar al atleta del campo y los posibles efectos de las lesiones repetidas en la cabeza.

Por su parte, los atletas demostraron una mayor destreza a la hora de identificar los síntomas típicos de la conmoción cerebral, pero una menor capacidad para identificar cómo puede producirse la lesión. El especialista en Medicina Física y Rehabilitación apunta que los jóvenes deportistas tampoco evaluaban correctamente los criterios médicos para volver a jugar tras una conmoción.

Finalmente, el experto y su equipo concluyeron que, si bien los padres que trabajaban en entornos relacionados con la salud no obtuvieron mejor puntuación en el cuestionario, sí parecían conocer los efectos a largo plazo de las lesiones cerebrales. Al margen de estos resultados, Laskowski destaca que este es uno de los pocos estudios que no se ha centrado en un solo género ni en un solo deporte, ya que analizaron la temporada 2015-2016 de:

  1. Fútbol.
  2. Voleibol.
  3. Hockey.
  4. Danza.
  5. Béisbol.
  6. Softbol.
  7. Gimnasia.
  8. Lacrosse.
  9. Baloncesto.
  10. Lucha libre.
  11. Fútbol americano.

“La identificación de tendencias y lagunas puede guiarnos en nuestros esfuerzos para educar sobre la conmoción cerebral”, celebra Laskowski. “La idea para lograr una mejor compresión sobre los riesgos del traumatismo craneoencefálico deportivo es enfocar y adaptar cada uno de los mensajes, según se dirija a atletas, padres o entrenadores”.