Según ha informado la universidad, el equipo dirigido por María Miranda y José Miguel Soria, profesores de la Facultad de Ciencias de la Salud, ya había demostrado en estudios previos el efecto protector del ácido lipoico sobre las neuronas del área cortical cuando se produce una lesión cerebral.

“Nuestro objetivo en esta nueva investigación ha sido profundizar aún más en el conocimiento de los mecanismos de acción del ácido lipoico en el cerebro, tanto en células en cultivo como in vivo, sometidas en laboratorio a situaciones de estrés oxidativo como las que provoca una lesión cerebral”, señala el investigador.

En el estudio, los científicos han observado, por un lado, el efecto del ácido lipoico en la supervivencia de las neuronas sometidas a estrés oxidativo; por otro, los cambios que este ácido provoca en los niveles de glutatión, de glutatión oxidado (afectado por el estrés oxidativo) y de malondialdehído (un importante marcador de la degradación oxidativa de la membrana celular).

Supervivencia de las neuronas

Tal y como explica Soria, los resultados demuestran que el ácido lipoico reduce la muerte de las neuronas en el tejido cerebral afectado por estrés oxidativo. “Además, regenera el glutatión oxidado transformándolo en glutatión, es decir, no genera nuevo, sino que transforma el dañado, regenerando este antioxidante esencial”, añade el profesor, según el cual han observado también una reducción en la concentración de malondialdehído al aplicar el ácido lipoico sobre el tejido cerebral dañado.

El equipo liderado por Miranda y Soria está integrado por Sara Paradells, María Soledad Benlloch, Inmaculada Almansa y María Ángeles García Esparza, miembros del Departamento de Farmacia de la CEU-UCH; han contado con la colaboración del investigador italiano Vania Broccoli, del Hospital San Raffaele de Milán.

Anteriores estudios del equipo del profesor Soria en relación con el efecto del ácido lipoico, solo o en combinación con células madre de médula ósea, en la regeneración neuronal han sido publicados también en destacadas publicaciones científicas como Brain Injury, Neuroscience, Journal of Biomedical Materials Research o Clinical and Developmental Immunology.