Por otro lado, se estima que un 15% de los pacientes a los que se les recetan fármacos antidepresivos ni si quiera empieza el tratamiento, el 40% lo abandona transcurrido el primer mes y el 60% deja el tratamiento antes de que transcurran 6 meses. Desde el Hospital Vithas Nuestra Señora de América consideran que la falta de adherencia en el tratamiento de la depresión puede estar motivada por los efectos secundarios de los fármacos.

Gabriel Rubio, psiquiatra y asesor científico de la Unidad de Neuromodulación de este hospital, ha destacado que entre los efectos adversos más frecuentes se encuentran las disfunciones sexuales, que afectan a cerca del 70% de los pacientes tratados con un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina.

Según Gabriel Rubio, “la falta de adherencia en el tratamiento de la depresión es uno de los motivos más comunes de ineficacia terapéutica”. Ante esta situación, el principal reto de los psiquiatras es encontrar alternativas que permitan mejorar la adherencia en el tratamiento de la depresión.

El Hospital Vithas Nuestra Señora de América ha apostado por la neuromodulación. Tal y como explica el doctor Rubio, “la neuromodulación es el campo de la ciencia que, mediante procedimientos capaces de modificar la actividad del sistema nervioso, tiene como objetivo mejorar la calidad de vida y la función del organismo humano”.

“Se trata de aplicar estímulos magnéticos en determinadas zonas de la superficie del cerebro con la finalidad de restaurar anomalías de funcionamiento en la enfermedad”, ha añadido. Una de las ventajas más destacadas de esta técnica es su corta duración, ya que, por norma general, son 20 sesiones consecutivas.

Otro de sus beneficios es la baja incidencia de los efectos secundarios. El más habitual es el dolor leve de cabeza que remite con analgésicos habituales. Según destaca el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, la neuromodulación está especialmente indicada para la depresión resistente, en casos en que los pacientes hayan abandonado el tratamiento farmacológico.