Según cuenta Medscape, un total de 284 personas participaron en la investigación, para la cual se utilizó Curelator Headache, una herramienta de gestión desarrollada por la empresa encargada de financiar el estudio (Curelator Inc) que permite a los pacientes registrar datos sobre sus crisis para poder identificar factores desencadenantes o protectores de la migraña.

Los participantes anotaron los detalles de sus crisis en la aplicación móvil durante 90 días; después, los investigadores analizaron los datos registrados en busca de una relación entre ciertos factores sospechosos de ser desencadenantes y los brotes. Las estadísticas confirmaron esa asociación en menos de un 20% de los casos.

Este dato es muy importante, según vicepresidente de investigación clínica de la compañía, Stephen Donoghue, ya que hay mucha gente que intenta evitar esos supuestos factores desencadenantes a toda costa, alterando su calidad de vida sin tener razones científicas de peso para ello. A eso se une el hecho de que hay factores que escapan al control del paciente (el clima, por ejemplo), dando lugar a una sensación de indefensión ante esos presuntos desencadenantes.

Basándose en el análisis de los datos, los investigadores confeccionaron un mapa de los protectores contra la migraña, los desencadenantes y los factores sin asociación de cada persona para valorar visualmente las relaciones entre las crisis y los elementos ambientales, hormonales, médicos, dietéticos o emocionales, entre otros.

Los resultados mostraron que los factores que por lo general se consideran desencadenantes son realmente poco frecuentes. Asimismo, se observó que algunos de esos desencadenantes, como el chocolate o el vino tinto, pueden ser protectores contra la migraña para algunas personas en ciertas circunstancias.

Curelator Inc nació en 2013 de la mano del médico Alec Milan, que se había dado cuenta de que los tratamientos para la migraña no funcionaban en la mayoría de los pacientes. Con Curelator Headable querían ayudar a los afectados a conocer su enfermedad y mejorar los síntomas a través de orientaciones basadas en su caso particular.