Según ha informado el centro, los expertos en conmociones Amaal Starling y Bert Vargas -de la Clínica Mayo y del Centro Médico de la Universidad del Suroccidente de Texas respectivamente- evaluaron a 11 jugadores universitarios de fútbol americano varones con sospecha de conmoción cerebral a lo largo de 2 temporadas. En total, participaron en el estudio 123 deportistas.

En ambas temporadas de juego, el personal médico de la Universidad del Norte de Arizona y algunos entrenadores certificados evaluaron a los deportistas con sospecha de conmoción cerebral mientras Vargas y Starling, de manera simultánea, realizaban un examen de la conmoción cerebral a través de un robot. El examen tenía el objetivo de determinar si había que retirar al jugador del campo o no.

Ambas evaluaciones (la tradicional y la de telemedicina) mostraron resultados similares, de manera que los médicos coincidieron en todos los casos en la decisión respecto al jugador. Esto, según los investigadores de Mayo, sugiere que los neurólogos pueden aplicar la telemedicina de forma fiable para manejar las conmociones cerebrales.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, cada año se dan entre 1,6 y 3,8 millones de lesiones por traumatismo cerebral. La mayoría (más del 75%) son traumatismos cerebrales leves o conmociones cerebrales y están relacionadas con la práctica del deporte. A pesar de ello, muchos jóvenes y programas deportivos universitarios de todo carecen del personal médico adecuado para manejar estas lesiones en tiempo real.