ISR-TEST, el primer test rápido para identificar a personas con riesgo de padecer ictus.

ISR-TEST, el primer test rápido para identificar a personas con riesgo de padecer ictus, ha comenzado a desarrollarse. Paperdrop Diagnostics, spin-off del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), se encarga de implementar el dispositivo. Este se basa en un biomarcador patentado por el Instituto de Investigación Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL).

“Este biomarcador es un ácido nucleico pequeño circulante cuya concentración se encuentra alterada en la sangre de los pacientes con alto riesgo o que han sufrido recientemente un ictus isquémico”, apunta Josep M. Aran, jefe del grupo de investigación en procesos immunoinflamatorios y terapia génica del IDIBELL.

Paperdrop Diagnostics ha propuesto implementar ese biomarcador sobre un dispositivo analítico basado en microfluídica en papel y tecnología de flujo lateral. ISR-TEST sería, por tanto, un dispositivo similar a una prueba rápida de embarazo. “Se trata de una solución de bajo coste y fácil de usar. Requiere tan solo de un sensor de papel y una gota de sangre del paciente para hacer el diagnóstico”, explica Marc Gallegos, CEO de la empresa.

ISR-TEST, una solución sencilla

De acuerdo con Gallegos, este test es “una herramienta de pronóstico crucial para los profesionales». Permitirá, dice, priorizar las intervenciones, reducir las discapacidades y diseñar la mejor estrategia terapéutica para cada paciente”. Asimismo, creen que el dispositivo reducirá la presión asistencial en las consultas. Su rapidez y sencillas derivarán la valoración y seguimiento de la patología a los centros de Atención Primaria.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ictus cerebral afecta a 15 millones de personas en el mundo al año. La mayoría (el 85%) son los llamados isquémicos, provocados por el estrechamiento o la constricción de la arteria carótida. “La detección precoz e identificación de los pacientes con alto riesgo de tener ictus sería una herramienta extraordinaria para reducir el impacto de esta enfermedad en la sociedad”, dice Jerzy Krupinski, jefe del servicio de Neurología del Hospital Universitario Mutua de Terrassa, que también participa en el desarrollo de ISR-TEST.

“Además, el hecho de disponer de un biomarcador secundario que pueda identificar un riesgo elevado de recurrencia de ictus podría ayudar a optimizar los tratamientos de prevención secundaria”, añade el médico.

Ahora mismo, apenas existe diagnóstico precoz del ictus isquémico. Las soluciones predictivas se basan en imagen y tienen alto coste y menor sensibilidad. ISR-TEST se presenta como alternativa. Arben Merkoçi, fundador de Paperdrop Diagnostics, tuleta el proyecto, dirigido por Daniel Quesada. A nivel clínico, lideran el proyecto Jerzy Krupinski y Josep Maria Aran.