Emplear células pluripotentes para tratar el párkinson es la última apuesta de Japón en el abordaje de esta patología degenerativa. Según informa la agencia EFE, investigadores nipones han iniciado un ensayo clínico para utilizar células pluripotentes para tratar el párkinson. Se trata, según destaca la agencia, del primer test de este tipo que se realiza para esta enfermedad neurodegenerativa.

El ensayo para validar el uso de células pluripotentes para tratar el párkinson consistió en implantar células nerviosas sanas en el cerebro de los pacientes con el objetivo de complementar las células nerviosas dañadas. Esta investigación está encabezada por la Universidad de Kioto.

Liderados por el profesor Jun Takahashi del Centro para la Investigación y Aplicación de células iPS de esa universidad, los investigadores han iniciado el ensayo con 7 pacientes después de que el Gobierno de Japón les haya dado la aprobación. Las células pluripotentes para tratar el párkinson ya se han utilizado con monos y se comprobó que ninguno de los animales desarrolló tumores cerebrales que se pudieran convertir en cáncer en los 2 años siguientes al ensayo.

Según detalla la agencia EFE, este nuevo tratamiento estaría cubierto por el sistema sanitario del país. La intención del gobierno nipón es atender al creciente número de pacientes que sufre esta enfermedad (160.000 personas en Japón). El presidente de la Asociación contra el Párkinson, Kosei Hasegawa, ha reconocido que le gustaría que este tratamiento estuviese disponible cuanto antes.

La agencia EFE asegura que las células pluripotentes ya se han utilizado en Japón para realizar trasplantes de retina o para el desarrollo de fármacos para tratar una enfermedad ósea rara y de origen genético. Además de la Universidad de Kioto, la de Osaka trabaja en utilizar estas células para crear tejido muscular y tratar así los fallos cardiacos.