El trabajo buscaba evaluar la relación entre la disfunción sexual y la epilepsia, valorando distintas variables como el tipo de epilepsia, los fármacos usados o la comorbilidad psiquiátrica.

En el estudio participaron 61 pacientes de 31,2 años de media. La mitad (31) tenía epilepsia idiopática generalizada y la otra mitad focal (18 sintomática y 12 asintomática). Se evaluó la frecuencia de las convulsiones, el tipo de medicamentos antiepilépticos que tomaban, el perfil hormonal y la presencia de trastornos de estado de ánimo. Además, se midió la función sexual mediante un cuestionario.

Los resultados del estudio mostraron que el 36,7% de los pacientes tenía disfunción sexual. De ellos, un 23% mostró disfunciones eréctiles, un 11,5% orgásmicas y casi el 20% disfunciones del deseo sexual.

De acuerdo con los autores, existe una asociación entre la disfunción sexual y los fármacos antiepilépticos (a excepción de la carbamazepina) y la depresión. Por el contrario, no encontraron relación entre la disfunción sexual y la frecuencia de las convulsiones o los cambios hormonales.