Se diseñó un estudio longitudinal prospectivo con 22 pacientes con síndrome de apnea-hipopneas del sueño grave, utilizando el sistema de cápsula Bravo (hasta 96 horas de registro) que no se había empleado anteriormente en este tipo de pacientes. También se incluyó una valoración endoscópica de la enfermedad, que no suele estar documentada en este tipo de pacientes y una evaluación sintomática evolutiva de la enfermedad por reflujo gastroesofágico tras el inicio del tratamiento con CPAP.

La tesis doctoral concluye con que han encontrado una alta prevalencia de la enfermedad por reflujo gastroesofágico sintomática en pacientes con el síndrome de apnea-hipopneas del sueño grave en este tipo de pacientes.

Además, con el uso del sistema de Ph-metría Bravo se ha encontrado una alta incidencia de RGE patológico en los pacientes con síndrome de apnea-hipopneas del sueño grave. Se matiza, de esta forma, que existe variabilidad en el registro diario de la pH-metría en dichos cuando la situación de tratamiento con auto-CPAP fuese la misma. Subrayan, también que a pesar de esta variabilidad, entre un 23 a un 57% de los pacientes corrigen el reflujo gastroesofágico patológico con tan sólo 24-48 horas de tratamiento con auto-CPAP.

En definitiva, en el estudio se detalla una mejoría en la evolución de los síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico en los pacientes con síndrome de apnea-hipopneas del sueño grave, al mes de instaurar el tratamiento con CPAP, alcanzando significación estadística y clínica con los cuestionarios empleados.