Los médicos explican que, para superar la debilidad de esta tecnología, utilizaron paraformaldehído al 4% como la solución de fijación y un kit de detección de refinado de polímeros comercial en lugar de los anticuerpos secundarios. “En este estudio, probamos la inmunohistoquímica modificada en nuevos elementos de tinción en 94 casos de eliminación de tumores cerebrales”, indica el texto.

La inmunohistoquímica modificada por el equipo se puso en práctica en la Universidad Médica de Mujeres de Tokio desde 2014 hasta 2015. Los resultados, basados en marcadores GFAP y p53, mostraron que el método modificado obtuvo una mayor estabilidad en las muestras que el método estándar de inmunohistoquímica rápida. También logró la estabilidad en el mismo nivel que el de un espécimen permanente. La inmunohistoquímica modificada detectó el 86,6% en pHH3 y el 82,8% de ATRX.

La prueba detectó el 100% de cáncer en el PCC contra linfomas malignos y gliomas que usaron CD20 y CD3 para la discriminación. “Concluimos que el método inmunohistoquímica modificado indicó una mayor estabilidad y PCC frente a las muestras permanentes en comparación con el método estándar en GFAP, p53, CD20 / CD3, pHH3 y ATRX”, indican los médicos.

La inmunohistoquímica rápida se ha desarrollado principalmente como una técnica de soporte en el diagnóstico rápido de tumores del sistema nervioso central. Sin embargo, ha habido problemas con respecto a la inestabilidad en la preparación de la muestra y la inmunotinción desde el principio, según señalan los autores del estudio.