El estudio doble ciego, aleatorizado y controlado se llevó a cabo en un servicio de urgencias terciario e incluyó pacientes a los que se les diagnosticó migraña de acuerdo a los criterios de la International Headache Society. Los participantes fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir el tratamiento. A una parte se les suministró lidocaína intranasal y al otro grupo una solución salina de 10 mg de metoclopramida por vía intravenosa.

Los 162 pacientes participantes fueron asignados al azar en 2 grupos. Los resultados mostraron que la reducción en la puntuación de dolor a los 30 minutos fue de 4 (IQR 3-7) para el grupo de lidocaína y 5 (IQR 2-7) para el grupo de solución salina. Los investigadores no encontraron diferencias en la necesidad de medicación de rescate entre los grupos, y la irritación local fue el evento adverso más común en el grupo de lidocaína.

Recomendaciones de la American Headache Society

Los autores del estudio concluyen que la lidocaína intranasal no resultó más eficaz que la solución salina normal en el tratamiento de la migraña. Recientemente, la American Headache Society publicó nuevas recomendaciones para el tratamiento de crisis de migraña en el servicio de urgencias.

Según estas recomendaciones, la metoclopramida y la proclorperazina vía intravenosa (IV) y el sumatriptán subcutáneo deben ser administrados como primera opción para el tratamiento en adultos candidatos que acudan por primera vez al servicio de urgencias con crisis de migraña que precise tratamiento con medicación inyectable.

La guía aconseja que se ofrezca dexametasona a estos pacientes para evitar la recidiva de la migraña y que se evite la morfina y la hidromorfona inyectables como tratamientos de primera opción, dada la falta de evidencia que demuestre su eficacia y por la inquietud en relación con las secuelas subagudas o a largo plazo.