Sin embargo, se desconoce la eficacia de esta terapia en oclusiones del segundo segmento, tal y como observaron un grupo de científicos de la Universidad de Texas que ha investigado sobre esta cuestión. En su investigación, examinaron a 522 pacientes con oclusión del segundo segmento, el más distante de la arteria carótida interna y que se conoce como M2.

De esos pacientes, 288 recibieron tratamiento endovascular mientras que 234 recibieron otros tratamientos para accidentes cerebrovasculares (considerado como el mejor en cada caso). Los resultados fueron mejores para la terapia endovascular (62,8%) que para otros tratamientos médicos aplicados (35,4%), incluso después de ajustar las diferencias de edades observadas en ambos grupos.

Los investigadores explican que, aunque se necesitarían más estudios que lo confirmen, “los datos disponibles sugieren que la terapia endovascular es razonable, segura y eficaz para la oclusión del segmento M2 en relación con el mejor tratamiento médico para cada caso”. El estudio se publica en la revista Archives of Neurology endovascular.