La intención de los investigadores es utilizar estos datos en la predicción de las crisis en humanos. Henry Brinkmann, profesor de Neurología e Ingeniería Biomédica en el Mayo Systems Electrophysiology Laboratory de la prestigiosa Clínica Mayo, ha destacado en la CEU-UCH la importancia de la similitud clínica y electrofisiológica entre la epilepsia focal humana y la epilepsia canina de origen natural para avanzar en este ámbito.

“Los perros son un excelente modelo para la predicción de las convulsiones, ya que son lo suficientemente grandes como para llevar dispositivos diseñados para humanos, y sus cerebros son también lo suficientemente grandes para implantar electrodos en múltiples estructuras”, señala el científico. El algoritmo diseñado por los investigadores ha sido publicado en la revista científica Brain.

Los expertos señalan que el algoritmo permitirá reunir los datos necesarios para hacer un cálculo de predicción de las crisis epilépticas. Según destaca el profesor de la CEU-UCH, Juan Pardo, investigador principal del Grupo ESAI, “esta alerta, a través de la monitorización mediante la implantación, por ejemplo, de dispositivos como un móvil o un reloj inteligente, permitiría al paciente evitar actividades de riesgo en los momentos previos a una crisis”.

El profesor Brinkmann, con el que colaboran los investigadores de la CEU-UCH, es doctor en Ciencias Biomédicas por la Mayo Graduate School, y además, en Biofísica por Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Tiene multitud de premios de investigación de la American Epilepsy Society, American Clinical Neurophysiology Society, e incluso, del programa NASA Space Life Sciences, además de contar con una importante producción científica en revistas de alto impacto.