Los retinoides pueden ser perjudiciales para la salud de las mujeres embarazadas, según apunta el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Tras su revisión de los medicamentos retinoides, el organismo ha recomendado que se actualicen las medidas del uso de estos fármacos en el embarazo y que se incluya una advertencia sobre el posible riesgo de trastornos neuropsiquiátricos, como depresión, ansiedad y cambios de humor producidos por retinoides.

Los retinoides son una clase de medicamentos que incluye sustancias activas como el tazaroteno, la acitretina, la isotretinoína, el adapaleno, la alitretinoína, el bexaroteno o la tretinoína. Se toman por vía oral o se aplican como cremas para tratar una serie de afecciones de la piel, como el acné y la psoriasis. Algunos retinoides también se pueden usar para tratar ciertos tipos de cáncer.

El PRAC ya lanzó una revisión de los retinoides en julio de 2016 debido a la preocupación de que los programas de prevención del embarazo (PPP en sus siglas en inglés) y la información del producto sobre el riesgo de trastornos neuropsiquiátricos fueran inconsistentes e inadecuados. Algunas de las medidas incorporadas incluyen la evaluación de pacientes con respecto a la probabilidad de quedar embarazada, requisitos en torno a las pruebas de embarazo y la necesidad de anticoncepción eficaz antes, durante y después del tratamiento.

El documento de la organización también apunta el requisito de que los pacientes y los prescriptores completen un formulario para confirmar que la paciente ha recibido el asesoramiento apropiado. El PRAC indica que también se proporcionarán materiales educativos para los médicos y una tarjeta recordatoria para los pacientes.

La organización pretende que las empresas que comercializan con los principios de acitretina, alitretinoína e isotretinoína, realicen un estudio y una encuesta para evaluar la efectividad de las medidas actualizadas y, en particular, para verificar si el PPP se ha sido implementado de manera correcta.

“Para los retinoides orales como el bexaroteno y latretinoína, no es necesaria un programa específico porque estos medicamentos se usan para en una población de pacientes muy diferente: enfermos de cáncer que se encuentran bajo una estricta supervisión médica”, señala la organización.