El Servicio de Neurología del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca ha presentado en una sesión clínica las actualizaciones que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (CLM) ha introducido sobre el protocolo de Código Ictus. El doctor Félix González, encargado de la presentación, ha querido “trasmitir a los profesionales sanitarios que el protocolo ha cambiado, que los tiempos han mejorado y que los pacientes con ictus están ahora mejor atendidos que nunca”.

En la sesión clínica, González ha expuesto el inventario de las herramientas contra el ictus de las que CLM dispone actualmente: la trombólisis intravenosa y la trombectomía mecánica. Ambos medios, “muy importantes para el abordaje del ictus”, han supuesto “una gran ventaja en morbimortalidad para los pacientes”, asegura.

En esta línea, el neurólogo ha destacado la ampliación de la ventana terapéutica de la trombectomía mecánica hasta las 7 horas desde el inicio de los síntomas de ictus y la posibilidad de incluir en el tratamiento a pacientes de mayor edad. “Cada vez somos más mayores y se dan mayores factores de riesgo”, explica el facultativo del área de Saul de Cuenca que, cada año, trata unos 400 casos de ictus.

González ha mencionado también los llamados ictus del despertar; aquellos que se producen durante el sueño y dificultan que los expertos puedan determinar la hora de inicio. Así mismo, la sesión clínica ha puesto el foco de atención sobre la utilidad del Código Ictus extrahospitalario, ya que permite la rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes con ictus agudo a los centros hospitalarios de referencia.

“El Código Ictus es un procedimiento asistencial, en red y coordinado, que pretende garantizar a los ciudadanos el acceso a terapias de reperfusión cerebral en el ictus isquémico agudo, allá donde se encuentren y sea cual sea su acceso al sistema sanitario”, resume el Servicio de Salud en una nota de prensa.