Según informa el centro en una nota, la terapia PENS fue introducida en España por PRIM Suministros Médicos bajo el asesoriamiento de Luigi Nardi. Se trata de un procedimiento ecoguiado en 4D y “mínimamente invasivo” a través del cual se coloca junto al nervio afectado un electrodo que emite un campo eléctrico que modula la información que llega al cerebro, bloqueando la señal dolorosa.

El procedimiento se realiza en quirófano bajo anestesia local y no requiere ingreso. La ecografía 4D permite observar el campo de actuación en tiempo real. Suele tener una duración de unos 40 minutos y al finalizar el paciente puede retomar de inmediato su actividad. Los síntomas mejoran desde la primera sesión, según el jefe de la Unidad del Dolor del Hospital La Milagrosa, Ernesto Delgado.

De acuerdo con el especialista, un 70-80% de los pacientes con cicatrices dolorosas, dolor facial y de cabeza, dolor intercostal, dolor postherpético, etc., superan el dolor en una sola sesión. Algo que, para el centro, mejora radicalmente la calidad de vida del paciente, que se ve mermada tanto por el dolor como por las consecuencias psicológicas del mismo.