Una de cada 5 personas experimenta el fenómeno VEAR (visually-evoked auditory response), según un estudio de la Unidad de Investigación de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Londres. Los sujetos afectados por este tipo de sinestesia auditiva son capaces de escuchar los ruidos que evoca un vídeo o imagen en movimiento cuando la escena no tiene ningún sonido. Según reconocen los investigadores, tras la aparición en las redes sociales de los llamados “Gif ruidosos”, el interés por el efecto VEAR se ha disparado.

https://twitter.com/lisadebruine/status/937105553968566272

“Algunas personas escuchan lo que ven: las luces indicadoras del automóvil, los letreros luminosos de neón o los golpes al caminar”, ejemplifican los autores, Elliot Freeman y Christopher Fassnidge. Los primeros sondeos indican que la prevalencia del efecto VEAR podría ser muy superior a las sinestesias típicas, que rondan el 4,4% de la población; sin embargo, “apenas existe conocimiento científico al respecto; este es el primer estudio a gran escala”.

Un total de 4.128 personas participaron en el estudio respondiendo una encuesta sobre sus sensaciones al visualizar 24 clips silenciosos que evocaban sonidos, como un bailarín realizando una pirueta o un martillo golpeando un clavo. La mayoría de los participantes “oía” vídeos en los que se anticipaba el sonido, por ejemplo, colisiones; sin embargo, el 21% de los encuestados que ya había experimentado el efecto VEAR con anterioridad también era propenso a visualizar patrones musicales abstractos o destellos evocados.

Según publica la revista Cortex, el efecto VEAR podría deberse a factores fisiológicos, como una excitabilidad cortical elevada en el cerebro. “Estas sensaciones pueden reflejar la filtración de información de las partes visuales del cerebro a áreas que generalmente se dedican a la audición”, resumen Freeman y Fassnidge, “en formas extremas de esta diafonía, cualquier movimiento visual o destello abstracto puede ser suficiente para desencadenar la sensación de audición”, aseguran. La alta prevalencia del efecto VEAR puede facilitar el estudio de los mecanismos subyacentes a los efectos sinestésicos.