La neutralidad política debería ser un requisito para presidir un colegio médico. Al menos así lo considera el colectivo de facultativos contra la politización de los organismos colegiales de Cataluña que, según recoge la agencia EFE, ha exigido a los candidatos a presidir el Colegio de Médicos de Barcelona “no posicionarse políticamente ni utilizar las instituciones que representan para fines que no sean profesionales”.

Con el fin de garantizar esta neutralidad política en el colegio médico de Barcelona el colectivo ha propuesto un decálogo de principios que las candidaturas que se presenten a las elecciones del próximo 14 de febrero deberían cumplir, indica EFE. El pasado mes de octubre, 1.300 facultativos de los 4 colegios de Cataluña presentaron un comunicado para mostrar su disconformidad con la opinión expresada por la corporación de Barcelona.

Además, este decálogo para promover la neutralidad política incluye la demanda de no discriminar a ningún médico por razón de edad, sexo, nacionalidad, creencias y orientación sexual. El resto de peticiones del decálogo por la neutralidad política se refieren a mejoras en aspectos como la conciliación laboral y personal, la dignificación de la profesión y el tiempo de atención al paciente.

A su juicio el colegio médico debe ser una institución que garantice una formación adecuada y suficiente y en horario laboral. Asimismo, la corporación debe encargarse de defender los derechos de los médicos y de vigilar que estos cumplan con sus deberes. Por otro lado, el decálogo de neutralidad política considera prioritario que los médicos reciban unos honorarios acordes con su responsabilidad y a su contribución a la sociedad.