“¿Alguna vez has visto cómo la luz del sol puede provocar un fuego al enfocarse a través de una lupa? Un eclipse puede hacer lo mismo a la retina”, advierte el portavoz clínico de la AAO, Russell N. Van Gelder. Para evitarlo, es imprescindible observar el fenómeno a través de unas gafas homologadas. A este efecto, la ASS ha actualizado la lista de empresas cuyos productos cumplen los estándares ISO (International Organization for Standardization).

“Esto no significa que las gafas de un proveedor que no esté incluido en la lista no sean seguras”, advierte Rick Fienberg, “simplemente no podemos garantizarlo”. En caso de duda, el representante de la AAS sugiere comprobar el filtro frente al reflejo del sol en un espejo o una fuente de brillo similar -nunca el sol-. Si el dispositivo es apto “no debería ser capaz de ver nada que no sea el brillo”.

Este año, para Gelder existe una preocupación adicional. “El último eclipse en Estados Unidos fue en 1979”, recuerda, “en 2017 existe una particularidad: los teléfonos inteligentes”. Según estima la AAO, millones de personas fotografiarán o grabaran el fenómeno, pero no deberían hacerlo sin protección.

“Nunca debe mirarse el sol a través de una cámara, un telescopio, prismáticos u otro dispositivo óptico sin filtrar”, reitera el experto; pero tampoco debe hacerse con unas gafas para eclipses, ya que el sol puede derretir el filtro y dañar el ojo”. En su lugar, es necesario obtener un filtro específico para la cámara.

Ralph Chou, profesor de optometría y ciencias de la visión de la Universidad de Waterloo ha elaborado una serie de consejos para obtener una buena fotografía del eclipse y hacer de forma segura:

  1. Comprar un filtro solar específico para la cámara. En su defecto cortar las gafas por la mitad y tapar con una parte la lente del teléfono.
  2. Cuando el sol permanece totalmente tapado es posible fotografiar sin filtro. Este efecto solo será visible entre Carolina del Sur y Oregon; el resto de espectadores deberán mantener las gafas durante todo el eclipse.
  3. Para tener una idea de los niveles de luz durante el eclipse, es posible practicar, sin peligro, durante las puestas de sol.