“En muchas patologías relacionadas con la pérdida de visión por opacidad en la córnea, el trasplante de células endoteliales es suficiente para restaurar dicha barrera y recuperar la trasparencia corneal y la visión”, explican los promotores del proyecto en una nota de prensa. De ahí, la importancia de conservar la funcionalidad del endotelio durante el almacenamiento de las córneas donadas.

Para intentar alargar la vida media del endotelio en córneas ex vivo y su trasparencia, los científicos plantean investigar la función de la barrera corneal modulando la actividad Rho GTPasa. “Esto permitiría diseñar soluciones estériles que ayudarían a preservar las córneas en almacenamiento en los bancos de tejido”, afirma el doctor Jaime Millán del CSIC-UAM.

Por otro lado, los científicos pretenden, a medio plazo, “abrir las puertas a identificar nuevas dianas para mejorar la disfunción de la córnea causada por enfermedades inflamatorias oculares”. Para ello proponen estudiar el efecto de la TNF sobre la función de barrera del endotelio de la córnea, ya que, a menudo, la disfunción endotelial ocurre por una exposición crónica a citociinas inflamatorias.

Por su parte, el doctor Ignacio Jiménez-Alfaro, ha recordado que el Servicio de Oftalmología de la Fundación Jiménez Díaz es pionero en la sustitución de los trasplantes de córnea entera por el de células endoteliales. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva que disminuye drásticamente las posibilidades de rechazo, explica el jefe de la unidad.

Por eso, “es imprescindible conocer lo mejor posible las bases moleculares que regulan la función de barrera del endotelio de la córnea”, considera el experto, quien denuncia además que “la investigación sobre estas células se encuentra claramente retrasada con respecto a la de otros tejidos por falta de modelos experimentales robustos”.