Por primera vez en su historia, la FDA ha aprobado para el tratamiento de la mCNV el uso de fármaco antiVEGF, un bloqueante de la proteína de Vascular Endothelial Grow Factor (VEGF) o factor de crecimiento de endotelio vascular, que se ve aumentada en patologías oculares en las que aparecen nuevos vasos.

El visto bueno a esta terapia se ha basado en los resultados de un ensayo en fase 3 que demostró cómo los pacientes que recibieron ranibizumab (0,5 mg) mostraron una mayor ganancia visual a los 3 meses de tratamiento, en comparación con los voluntarios tratados con verteporfina y terapia fotodinámica (vPDT).

Estos último tratamientos, junto a otros como cirugía o fotocoagulación con láser, pueden ayudar a estabilizar la capacidad visual del paciente, pero generalmente no pueden mejorarla. Ahora, “con ranibizumab, las personas con esta condición tienen una nueva opción de tratamiento aprobado por la FDA”, celebra Sandra Horning.

La directora médica de la corporación de biotecnología Genentech y jefa de desarrollo global del fármaco ha recordado que “la neovascularización coroidea miópica a menudo afecta a los adultos en la flor de su vida, y puede conducir a la pérdida severa de la visión o a la ceguera”, según recoge una publicación de la American Academy of Ophthalmology (AAO).