Según los responsables de los ensayos, brolucizumab “ha demostrado ser tan eficaz como aflibercept en el cambio medio en la mejor agudeza visual corregida desde el valor basal hasta la semana 48 y en el cambio medio en el período entre las semanas 36 y 48, respectivamente”.

El 57% de los pacientes del estudio Hawk y el 52% de Harrier se mantuvieron exclusivamente a intervalos de 12 semanas inmediatamente después de la fase de carga, hasta la semana 48. Así mismo, señalan, el fármaco para tratar la DMAE se toleró bien, con una tasa global de acontecimientos adversos oculares y sistémicos comparable a la de aflibercept.

Con estos resultados en la mano, el director médico de Novartis, Vas Narasimhan, ha anunciado brolucizumab como el último gran avance para los pacientes con DMAE. Los ensayos clínicos “demuestran de forma clara y convincente que brolucizumab tiene potencial para reducir la carga de inyecciones y ofrecer excelentes resultados visuales”, sentencia.

Brolucizumab: la opinión de los expertos

“No necesitamos tratamientos más eficaces, lo que necesitamos es reducir la carga de tratamiento, inyectando lo necesario para conseguir los resultados óptimos”, defiende el y director médico de la Macula Foundation: Research for Vision, Jordí Monés, “con menos inyecciones conseguiremos la misma eficacia y mejoraremos los resultados clínicos”.

En este sentido, el experto, participante en el estudio Harrier, considera que “brolucizumab compensará la tendencia actual al infratratamiento”. En la misma línea, el jefe de Servicio de Oftalmología del Hospital Dos de Maig en Barcelona señala que, “tras la dosis de carga, una inyección es suficiente para cada estación del año así que, de una vez por todas, brolucizumab puede acabar con la sobrecarga asistencial”.

El doctor José J. Escobar apunta, además, que "brolucizumab marcará el futuro en el tratamiento de la retina médica”. Por su parte, la jefa del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario General de Cataluña, Laura Sararols, ha pronosticado que, gracias al nuevo fármaco, “la DMAE exudativa se controlará con menos inyecciones y menos visitas”, lo que beneficiará tanto a médicos como a pacientes.

“Tras trabajar con brolucizumab desde la fase I y ahora terminar la fase III, estoy convencida que este fármaco nos va a hacer sentir cómodos con la inyección intravítrea cada 3 meses”, asegura la experta, “nuestros pacientes con DMAE exudativa estarán protegidos frente a recidivas durante más tiempo y con menos inyecciones”, concluye Sararols.