El proyecto de estos 3 especialistas consiste en un cráneo sintético con globos oculares y recubrimiento facial en silicona que cuenta con todas las características anatómicas necesarias de un paciente real. El objetivo de los anestesiólogos colombianos es que este modelo sirva para la enseñanza de la anestesia oftalmológica.

El diseño consta de unos ojos simulados que tienen un circuito electrónico que permite que el estudiante que está practicando se dé cuenta, por medio de una señal visual y sonora, de cuándo punciona el globo ocular o los músculos oculares con la aguja. Estas son 2 de las complicaciones más temidas en este procedimiento.

Según ha explicado a Opinión y Salud el doctor Carlos Gómez, numerosos procedimientos de oftalmología requieren anestesia orbitaria, por lo que es necesario que los alumnos mejoren sus conocimientos acerca de esta técnica para así mejorar la seguridad de la misma. Hasta el momento no existía ningún modelo comercial, de ahí que los profesionales de esta clínica apostaran por desarrollar su propio sistema.

Los anestesiólogos colombianos han desarrollado, además, otro cráneo sintético en el que pueden ver, desde un ángulo posterior, dónde se localiza exactamente la punta de la aguja durante la realización de bloqueo. Esto favorece una mejor comprensión de todas las relaciones anatómicas.