Los niños pasan cada vez más tiempo frente a una pantalla, un hecho que puede provocar fatiga visual digital en los menores, igual que en los adultos. Así lo recuerda la American Academy of Ophthalmology, que ha elaborado un decálogo de consejos para ayudar a los padres a proteger a sus hijos frente a la fatiga visual causada por el uso de ordenadores y otros dispositivos electrónicos.

De acuerdo con la citada organización, “es un hecho que existe una epidemia mundial de miopía”. En ese sentido, recuerda que desde 1971 casi se ha duplicado la incidencia en Estados Unidos y en Asia hasta el 90% de los adolescentes ya adultos son miopes. “Claramente, algo está pasando. Pero los científicos no pueden ponerse de acuerdo en qué exactamente”, aseguran desde la sociedad.

Un estudio reciente publicado en la revista Ophthalmology analiza la relación entre la actividad visual cercana y la creciente miopía en niños taiwaneses. De acuerdo con este trabajo, al menos parte del aumento mundial de miopía tiene que ver no solo con el uso de pantallas, sino también con la lectura tradicional, así como con la reducción del tiempo al aire libre.

Aunque no está clara la causa del aumento de la miopía, según la American Academy of Ophthalmology “no cabe duda” de que la mayoría de los usuarios de pantallas experimentan fatiga visual digital. “Los niños no son diferentes de los adultos cuando se trata del cansancio ocular digital. También pueden experimentar ojo seco, fatiga ocular, dolores de cabeza y visión borrosa”, afirman desde la organización, para la que esto no implica que los menores tengan que usar gafas.

“Significa que necesitan tomar descansos más frecuentes. Esto se debe a que no parpadeamos tan a menudo mientras usamos computadoras y otros dispositivos digitales”, señala la sociedad americana, que recuerda que “la lectura, la escritura u otro trabajo cercano intensivo” puede dar igual de igual modo a fatiga visual. Para proteger a los niños de la fatiga visual provocada por pantallas, se recomienda:

  1. Programar un temporizador para recordar a los niños que tienen que hacer descansos de 20 segundos cada 20 minutos.
  2. Alternar la lectura de un libro electrónico con un libro analógico y mirar por la ventana cada 2 capítulos.
  3. Mirar por la ventana durante 20 segundos cada vez que se complete un nivel en un videojuego.
  4. Colocar marcas cada pocos capítulos como recordatorio para que el niño descanse.
  5. Evitar utilizar ordenadores en zonas muy iluminadas para evitar el resplandor, que puede crear tensión.
  6. Ajustar el contraste y el brillo de las pantallas.
  7. Mantener una buena postura durante la lectura o escritura.
  8. Alejar un poco los dispositivos digitales de los ojos.
  9. Crear distracciones para que el niño levante la vista de la pantalla de vez en cuando.
  10. Recordar a los menores que parpadeen.

“Prefiero enseñarles a los niños mejores hábitos, en lugar de darles una muleta como gafas de lectura para que puedan consumir aún más medios de comunicación”, ha señalado David Epley, portavoz de la Academy of Ophthalmology. “Si corres demasiado lejos y te empiezan a doler las piernas, te detienes. Del mismo modo, si has estado leyendo demasiado tiempo o viendo videos demasiado tiempo, y te empiezan a doler los ojos, deberías parar”, ha concluido.