“Los propios informes de la aseguradora del ejecutivo autonómico manifiestan, en relación al producto, que no se demuestran otras causas que justifiquen el mal resultado funcional con abolición del campo visual y agudeza visual de mala percepción de luz”, justifica la asociación en un comunicado.

Según su representante, el abogado Ricardo Agóiz -inmerso en 3 procedimientos administrativos de reclamación patrimonial por las mismas causas- “ya se han efectuado alegaciones para instar a que el gobierno aragonés, en el proceso administrativo abierto, incluya tanto a la empresa fabricante del producto como a la empresa distribuidora en España”.

Aunque la resolución de los procedimientos podría demorarse hasta 5 meses, los responsables del caso confían en que “no sea necesaria la apertura de procesos judiciales para que los pacientes sean debidamente indemnizados”, de acuerdo a las afecciones causadas que van desde la pérdida parcial del campo visual hasta una ceguera absoluta.

Cronología: 116 casos

Durante el último semestre de 2014, el Hospital Universitario de Canarias (HUC) utilizó el producto sanitario Ala Octa, fabricado por la empresa alemana Ala Medics GmbH, en numerosas intervenciones de cirugía de retina y reflotamiento. No fue hasta enero de 2015 cuando empezaron a detectarse las primeras evoluciones negativas entre los pacientes; momento en que el Ministerio de Sanidad retiró el fármaco de circulación.

Ese mismo mes, la AEMPS emitió una alerta a las comunidades autónomas tras recibir una comunicación de la empresa distribuidora en referencia a una veintena de afectados por problemas oculares en Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Madrid, Murcia, la Comunidad Valenciana y País Vasco.

Finalmente, en noviembre de 2015, la empresa alemana cesó completamente la fabricación y distribución del perfluoroctano. La última nota informativa del Ministerio, publicada en julio de 2016, cuantificaba 116 casos investigados por el grupo de expertos en 28 centros sanitarios españoles de 13 comunidades autónomas. Mientras, el laboratorio alemán de productos oftalmológicos se ha declarado insolvente y ha iniciado un concurso de acreedores.