Los científicos observaron que este fármaco inhibe la encima que causa fugas en los vasos sanguíneos oculares e inflama la retina, lo que conlleva la pérdida de visión. Hasta el momento, el tratamiento más común para los pacientes con diabetes y que comienzan a perder la vista es una inyección directamente administrada en el ojo cada 4 o 6 semanas. Esta terapia, además, resulta ser muy cara y solo efectiva en la mitad de los casos.

“El Darapladib® es una pastilla que fue creada originalmente para tratar males cardiovasculares, pero tras este descubrimiento es posible que pronto veamos comercializada un nuevo fármaco que evite la ceguera asociada a la diabetes y que, además, resulte indolora para el paciente”. Alan Stitt. Centro Especializado en Medicina Experimental de la Universidad de Belfast.

El Dr Patric Turowski también ha participado en el estudio desde el Instituto de Oftalmología de la Universidad de Londres y considera este descubrimiento como un “avance científico altamente relevante”, ya que ayudará a muchos enfermos de diabetes, especialmente a aquellos que, aun sometiéndose al tratamiento estándar, no han experimentado beneficios.