Para el año 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pretende haber reducido en un 25% las causas de ceguera evitable; sin embargo, la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB) advierte que, en el año 2020, la ceguera evitable habrá aumentado en un 5,6% debido, sobre todo, al incremento de casos de diabetes o la tendencia al envejecimiento de la población.

“Según un estudio publicado en la revista The Lancet, después de que el número de invidentes y personas con visión reducida disminuyera en todo el mundo en los últimos 25 años, la tendencia es que aumente en el futuro”, corrobora en declaraciones a la DPA, el portavoz de la asociación alemana de ciegos y personas con dificultades de visión ABSV.

En este contexto, “nuestro objetivo es que los electrodomésticos estén libres de barreras”, sentencia. La sustitución, cada vez más frecuente, de botones por pantallas táctiles supone un reto añadido para pacientes de ceguera. Schmidt propone un dispositivo en cuya pantalla aparecen protuberancias de plástico que permiten leer los comandos correspondientes con la yema de los dedos.

Por otro lado, “la tendencia de manejar los electrodomésticos por comandos de voz a través de los teléfonos inteligentes podría suponer un avance enorme para los invidentes”, añade Schmidt; sin embargo, “este tipo de tecnologías digitales, tan atractivas para los jóvenes invidentes, pueden resultar un reto para personas con ceguera de mayor edad”.