Diversos hospitales españoles han formado parte de un ensayo clínico internacional que defiende los beneficios del implante Esnoper V-2000 (AJL) en la esclerectomía profunda no penetrante (NPDS) para tratar el glaucoma primario de ángulo no abierto. Entre estos centros figuran los hospitales universitarios de Donostia, Torrevieja, Ramón y Cajal, y Germans Trias i Pujol, así como el Centro de Oftalmología Barraquer y el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.

“El estudio buscaba conocer en qué posición era más efectiva para colocar el implante: si supracoroidea o escleral”, resume en una nota el doctor José Isidro Belda, jefe del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrevieja. El ensayo clínico multicéntrico aleatorizado confirmó que, combinada con implantes intraesclerales, la NPSD mejoraba los resultados en las cirugías de glaucoma; sin embargo la posición del implante no resulta relevante.

“Resulta una técnica muy efectiva para el control de presión intraocular en pacientes con glaucoma, siempre y cuando se utilice implante, aunque la posición del mismo no importe”, explica Belda, sobre una técnica que, además, aumenta la filtración y evita la cicatrización precoz. Por todo ello, concluyen, la NPDS con implante es una técnica “segura y eficaz y con pocas complicaciones (hemorragias, hipotonías o pérdidas de visión), comparada con otros procedimientos para el glaucoma”.