La materia de estudio “consiste básicamente en colocar unos microimplantes que permitan aumentar el flujo de salida del humor acuoso que se halla en el globo del ojo delante del cristalino, lo que facilita que descienda la presión intraocular”, resume el jefe de servicio de Oftalmología del Servet, Luis Pablo Júlvez.

“Tenemos amplia experiencia en el tratamiento y la investigación de esta enfermedad y vamos a dar formación sobre una de las técnicas de intervención más especiales y novedosas, fundamentalmente indicada para pacientes de glaucoma en estado inicial y medio”, especifica.

“Se trata de una cirugía poco invasiva para el enfermo; que tiene pocas complicaciones, pero le beneficia enormemente”, añade Júlvez sobre este tipo de intervención que los estudiantes abordarán desde revisiones teóricas, prácticas en modelos oculares artificiales y, finalmente, en sesiones quirúrgicas con pacientes reales.

Dada la prevalencia de esta enfermedad en el continente americano, y la gran experiencia de los oftalmólogos españoles en intervenciones de microimplantes, el Servet se ha convertido en un centro de referencia para este programa de formación. Tanto es así, que a lo largo del mes de enero el hospital repetirá el curso con otros 5 nuevos visitantes de EE. UU.