Hasta el momento, cerca de un centenar de pacientes ha sido operado con este dispositivo que utiliza la luz infrarroja para reparar tejidos con una precisión infinitesimal. La fundación prevé que, en los próximos meses, unos 500 pacientes puedan beneficiarse de la “seguridad, gran precisión y predictibilidad de resultados” que aporta el láser.

Amparo Navea, directora Médico de Fisabio-Oftalmología Médica, explica en una nota de prensa cómo el aparato “permite trabajar con incisiones rápidas e indoloras y muy reproducibles, así como automatizar los momentos más complejos de la cirugía de cataratas aumentando la seguridad de una parte delicada de la intervención”; todo ello sin dañar los tejidos adyacentes.

Con este trabajo, que “contempla el desarrollo de un modelo de excelencia que incluya un abordaje integral del proceso”, lo que se pretende es “evaluar el beneficio que la introducción de tecnología punta puede suponer para el sistema sanitario público, desde el punto de vista de la eficiencia y calidad”, argumenta Navea sobre unos avances que “podrían repercutir también en las listas de espera”.

Por su parte, el doctor Xavier Puig, director médico de Alcon en España y Portugal ha recordado en la misma nota la importancia de la introducción del láser de femtosegundo, que “ha marcado un importante hito en la evolución tecnológica en este tipo de intervenciones oculares de cataratas”, una patología que afecta a más de 18 millones de personas y provoca una visión deficiente “en muchos millones más”.