En estos pacientes con ectasia -aproximadamente 1 de cada 500 personas-, el exceso de frotado provoca un adelgazamiento crónico de la córnea, cuya curvatura natural acaba modificándose. Según las estadísticas que maneja el IMO, 1 de cada 2.500 habitantes del mundo sufren adelgazamiento progresivo de la zona central de la córnea; el 45% de estos casos de queratocono estarían asociados al frotado.

“Hay una estrecha relación entre este hábito y el queratocono, ya sea como desencadenante del mismo o como factor que lo agrava”, corrobora el doctor del IMO, Óscar Gris, quien advierte que “la patología derivada del rascado es la principal causa de trasplante de córnea en pacientes jóvenes; aunque puede tratarse mediante crosslinking corneal si es diagnosticada a tiempo”.

Si bien no se ha establecido la frecuencia exacta con la que restregarse los ojos podría ser perjudicial, expertos como el coordinador del departamento de Córnea y Cirugía Refractiva de IMO, el doctor José Luis Güell, aseguran que “hacerlo a diario pone al paciente en zona de riesgo”. A este peligro se suman otros factores de riesgo como la exposición continuada a pantallas de ordenador, la falta de higiene palpebral o la tendencia a padecer ojo seco.

Lentillas y tabaco, factores de riesgo

“Lo más común es parpadear entre 14 y 18 veces por minuto, pero las personas que trabajan frente a un ordenador, pueden llegar a reducir mucho esta frecuencia, lo que provoca que la superficie del ojo esté mal lubricada”, explica el doctor Daniel Elies del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva. La vasoconstricción producida por el tabaco también genera sequedad e irritación en el órgano.

Frente a estos casos, Elies recomienda el uso de lágrimas artificiales sin conservantes y tener especial cuidado con la higiene de la zona, especialmente entre pacientes habituados al uso de lentillas. “Los pacientes que suelan llevar lentes de contacto deben realizarse revisiones con su oftalmólogo y con su óptico optometrista, al menos, una vez al año”, sugiere el experto. De esta forma, evitaran la aparición de queratitis infecciosas.

Por su parte, Mercé Morral, oftalmóloga especializada en ojo seco y patologías de la superficie ocular recomienda a los expertos en Oftalmología que instruyan a sus pacientes en una higiene palpebral adecuada que incluya “lavando los párpados con jabón neutro o toallitas especiales”.