El desarrollo de este producto, mediante técnicas de impresión en 3D, contará durante los próximos 3 años con una financiación de 513.000 euros por parte del programa Retos-Colaboración del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Las empresas españolas AJL OPHTALMIC, BRECA Health Care y Bilboftal-ICQO también formarán parte del proyecto.

Actualmente, la técnica con mejor resultado a la hora de extraer la masa carnosa que se forma sobre la córnea, es la de colocar un injerto de la propia conjuntiva en el lugar de la extirpación del pterigium. Dicho tejido se sujeta mediante suturas o adhesivos tisulares. Entre ambas opciones, los adhesivos garantizan una reducción del tiempo de cirugía, así como la disminución de los síntomas posquirúrgicos y la inflamación.

No obstante, este método sigue presentando inconvenientes como el coste elevado o la dificultad transporte, almacenaje y manejo quirúrgico. Frente a estas carencias, el nuevo bioadhesivo aspira a “reducir las complicaciones quirúrgicas y posquirúrgicas, minimizar las tasas de reaparición de la enfermedad y mejorar el resultado cosmético que, en ocasiones, no es satisfactorio”, adelantan los creadores en una nota de prensa.

Pterigium: una patología importada

Aunque se trata de una patología ocular presente a nivel mundial, el pterigium es más habitual en zonas tropicales, donde la falta de lubricación del globo ocular puede deberse a condiciones ambientales extremas o a una excesiva exposición a la luz solar. No obstante, “España ha experimentado en los últimos años un incremento importante de población extranjera procedente, en muchos casos, de países con alta prevalencia de pterigium”, advierten los expertos.

Si a este dato sumamos el envejecimiento de la población, los oftalmólogos españoles deberán enfrentarse, cada vez más, a posibles casos de pterigium. “Debemos prepararnos para afrontar una patología que, hasta hace poco, no era frecuente en nuestro país y estaba considerada como una cirugía menor”, aconseja el director médico del ICQO. “En este momento, el pterigium se presenta como un reto quirúrgico de gran importancia en la mayoría de los hospitales de la red sanitaria nacional”, concluye el doctor Durán.