Según explican los autores, el linfoma intraocular es una neoplasia rara que se da únicamente en los ojos y/o el sistema nervioso central; sus manifestaciones clínicas son parecidas a la uveítis, de ahí la dificultad de su diagnóstico, para el que se utiliza el examen patológico del vítreo.

Este no está exento de complicaciones, debido a la escasa celularidad y la degeneración de la muestra. Con el fin de determinar la importancia de los hallazgos citopatológicos para el diagnóstico diferencial del linfoma intraocular, se revisaron 33 preparaciones de fluido de perfusión del vítreo.

Del total de casos, 12 correspondían a linfomas intraoculares y 21 a enfermedades no linfomatosas. Las muestras de citología de los casos no linfoma mostraron menor celularidad que los casos de linfoma, los cuales presentaban células necróticas en el fondo y una infiltración menos pronunciada de neutrófilos.

A nivel inmunohistoquímico, 11 de los 12 casos de linfoma era del fenotipo de células B; el otro era de células T-NK. Con todos estos datos, los investigadores afirman que un examen citopatológico o inhumonistoquímico cuidadoso facilita el diagnóstico del linfoma intraocular.