Las oftalmólogas piden “extremar las precauciones y cuidados” entre la población pediátrica, ya que existen 2 variantes de conjuntivitis alérgica, la queratoconjuntivitis vernal y la atópica, que pueden llegar a afectar al desarrollo visual del niño.

“El tratamiento para la conjuntivitis alérgica sigue una escala terapéutica, es decir, va de menos a más en función de la intensidad de los síntomas que presente el paciente”, explican. “Por eso es importante conocer la causa, para actuar sobre ella y evitarla, pero esto no es siempre es fácil de conseguir”, advierten las doctoras.

Conjuntivitis alérgica típica

La llamada típica, es una de las conjuntivitis alérgicas más frecuentes y menos peligrosas para los niños. Se presenta con picor, parpadeo excesivo, fotofobia o sensación de cuerpo extraño y, para tratarla, “es recomendable evitar la exposición al alérgeno causante”, recomiendan.

“Para ello, puede realizarse una limpieza exhaustiva del hogar, evitar animales de compañía, no abusar de alfombras y cortinas o usar gafas para evitar que el aire directamente en los ojos”, sugieren las especialistas en oftalmología pediátrica del ICQO.

Queratoconjuntivitis

La queratoconjuntivitis vernal “es una de las formas más graves de alergia ocular”, apuntan Folgado y Urrestarazu. Esta variante de la conjuntivitis alérgica tiene una incidencia máxima entre los 11 y 13 años, pero puede darse entre los 3 y los 25. “Durante su evolución presenta múltiples recaídas ya que la aparición no se debe a un alérgeno específico, sino a estímulos como el sol o el aire”, recuerdan.

En el 50% de los casos esta conjuntivitis alérgica primaveral puede llegar a afectar a la córnea de forma más o menos severa; tanto es así que, un 9,7% de los afectados desarrolla úlceras corneales. Según datos ofrecidos por el instituto, la patología afecta más a la población pediátrica masculina y suele mejorar a partir de la adolescencia.

Por otro lado, recuerdan, “la presencia de una dermatitis atópica en la infancia predispone al desarrollo de una queratoconjuntivitis atópica que pueden llegar durar toda la vida de la persona”. No obstante, los especialistas cuentan con medios efectivos de tratamiento para estas conjuntivitis alérgicas, desde antihistamínicos y corticoides, hasta inmunomoduladores e inmunosupresores tópicos.