Tal y como ha explicado Alfredo Castillo Gómez, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Quirón Madrid, las pantallas estimulan los síntomas y las molestias de esta patología y provoca que aflore con más intensidad. Por su parte, el oftalmólogo del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Antoni Sabala, cree que “fijando la visión en las pantallas de ordenadores y dispositivos móviles disminuimos la frecuencia de parpadeo y que la lágrima se evapore más fácilmente”.

Hasta un 11% de los españoles mayores de 40 años padece sequedad ocular, según señala Novartis. Este trastorno aparece como consecuencia de una deficiencia o evaporación excesiva de la lágrima. Como resultado de esta situación, la hidratación del ojo resulta insuficiente. Además de la exposición a las pantallas, los cambios hormonales, los aires acondicionados y calefacciones son otras de las causas que pueden dar lugar a este trastorno ocular.

Dentro de las sintomatologías que puede conllevar esta patología se encuentra la percepción de tener un cuerpo extraño en el ojo, “como si fuera arenilla”, afirma el doctor Castillo. La sensación de escozor, la pesadez de los párpados, la fotofobia, la rojez ocular, visión borrosa ocasional o, incluso, un excesivo lagrimeo, son otros de los signos de la enfermedad.

Para hacer frente al ojo seco los especialistas recomiendan hidratarlo con frecuencia. Felipe Herencia, de la Farmacia Universidad de Elche y Elda, ha destacado que “el tratamiento más habitual es el empleo de lágrimas de sustitución artificiales que imitan la lágrima ocular que producimos”.