El trabajo tenía como objetivo medir la función visual de jugadores de fútbol de diferentes posiciones y con distintos niveles de habilidad. Participaron 49 jugadores de un equipo de la liga inglesa y 31 jugadores intermedios. Se midió la agudeza visual estática y dinámica, la sensibilidad al contraste y el tiempo de percepción.

No hubo diferencias entre los jugadores de élite y los intermedios; sin embargo, estos mostraron una función visual superior que un grupo de adultos sanos no deportistas. Respecto a la posición en el campo, los jugadores defensivos mostraron una facilidad de convergencia acomodativa más rápida que los jugadores ofensivos.

De acuerdo con los investigadores, esta particularidad de la función visual de los jugadores defensivos supone una ventaja para ellos, dada la necesidad mayor que tienen de cambiar continuamente la mirada de jugadores cercanos a lejanos.